Restringe el consumo de contenidos y, desde luego, de noticias

Algo pasa cuando gente tan diferente y con objetivos tan dispares recomienda lo mismo.

Gurús del GTD (la metodología de la productividad ideada por David Allen), expertos en minimalismo, buscadores de la independencia financiera y el retiro temprano, ecologistas y muchos otros tipos de persona, recomiendan reducir el consumo de noticias y de contenidos.

scotland-4335030__340.jpg

Yo no estoy diciendo que cierres tu cuenta de HBO, o de Netflix, o de Spotify, o de Mobistar, o de la que tengas (o de varias de ellas). Tampoco estoy diciendo que te recluyas y no escuches las noticias nunca. Pero sí te recomendaría que redujeses el consumo de todo ello.

Puedes ver las noticias una sola vez al día (en tu móvil o en la tele), o si tu trabajo te lo permite, incluso menos…una vez por semana de malos augurios, políticos rencorosos, desastres personales y predicciones catastróficas es más que suficiente…si te interesan estos temas, lee un libro, o selecciona un medio que con rigor, y limítate a él. Piensa que tanta información y tanto click para acá y para allá está limitando no sólo tu capacidad de atención, sino tu capacidad de razonamiento.

“Un asteroide golpeará la Tierra la semana que viene”, habrás leído ese titular innumerables veces. Y cuando entras, ves que el asteroide va a pasar a una distancia mayor que la que separa la Tierra de la Luna. Has caído en la trampa de periodistas (o medios) que sólo buscan de ti una cosa, que pinches y leas un artículo para venderte una publicidad, que a su vez sólo quiere venderte otras cosas. Todo el sistema es así, no les importa que estés bien informado.

Este mismo blog, por el que no recibo ningún ingreso ni por publicidad, ni en ningún otro concepto, te bombardeará con publicidad, porque está inmerso en un sistema que no sabe funcionar de otra manera para mantenerse en funcionamiento. Y ojo, estamos hablando de un blog sin ánimo de lucro, en una plataforma gratuita, de una organización sin ánimo de lucro. Y aún así, no puede escapar de un sistema que sólo busca una cosa de ti. Tu atención, para que pinches, y compres lo que sea (productos, servicios, ideas).

pool-4332152__340.jpg

Por eso deberías limitar la información que consumes, y el contenido.

Una poderosa idea que escuché una vez es “genera tanto contenido como el que consumas”. Eso quiere decir que si consumes una hora de contenido, entonces deberías generar un podcast, o un video, de una hora. O escribir 6.000 palabras en un blog o del libro que estás escribiendo.

No hace falta ser tan drástico. Realmente basta con que reduzcas un poco el consumo de noticias (de malas noticias, porque no verás muchas buenas noticias en los diarios ni en la televisión, una vez más, lo malo atrae más que lo bueno, y esto se tarta de captar tu atención, nada más.) y del contenido que ves.

El tiempo que liberes, podrás dedicarlo a tu propio proyecto, a tu familia, a ser feliz. Si lo consigues, habrás logrado  tres beneficios en uno.

El primero, habrás conseguido liberarte de malas noticias, cabreos y cosas intrascendentes que te repiten una y otra vez de forma machacona. Ese tiempo podrás dedicarlo a informarte mejor con libros, seleccionando bien tus fuentes, o como quieras, pero de forma que tú controles todo el proceso.

También mejorarás tu capacidad de atención y razonamiento. Seleccionando los medios y el análisis en profundidad por encima de los buscaclick o los que te enganchan con frases que prometen una revelación inmediata a la vuelta de publicidad, mejorarás tu capacidad de pensar, deducir y prestar atención.

Y como tercer beneficio, habrás logrado dedicar más tiempo a aquello que de verdad importa. Pasarás más tiempo de calidad con tu familia, avanzarás en tu libro, o en ese negocio que estás siempre pensando en montar, o podrás dedicarte a conseguir los objetivos de libertad y felicidad que promovemos en este blog…lo que quieras. Pero sea lo que sea, será lo que tú quieres, y no lo que quieren diseñadores de contenidos, publicistas y periodistas que se han vendido al marketing de contenidos en lugar de informar.

Reduce tu consumo de contenidos y de noticias, y tu vida mejorará.

leaves-4337542__34xcb eryuv567vv5ue6ryt0.jpg

Nota: y esto vale por supuesto también para las redes sociales, el gran mal que nos absorbe una buena parte del tiempo. Todos, yo el primero, deberíamos forjar las herramientas de carácter y voluntad necesarios para resistirnos a los cantos de lo que Jerome Lanier llama “servidores-sirena” de las redes sociales.

Anuncios

El Lujo

Uno de los principales blogs sobre metodología FIRE es Mr. Money Mustache:

Home

Lo he descubierto hace poco y siempre que puedo me empapo por su sabiduría, os recomiendo leerlo pues explica multitud de temas de FIRe mucho mejor de lo que yo podría hacerlo.

Por supuesto, él no toca conceptos como el complexismo, la economía de la abundancia ni la post-escasez, y creo que tampoco temas de survivalismo, como quiero hacer yo. Pero sí muchos otros como el prosumismo (aunque no lo llama así, la independencia y libertad financieras, el ahorro, la inversión en valor, etc.

En uno de sus artículos, Mr. Money Moustache debate consigo mismo sobre el lujo, y llega a la conclusión lógica de que lo mejor para lograr la independencia financiera es huir de él, y, si no puedes, mantenerlo controlado como una adicción que quieres ir erradicando. O, en todo caso, que intentes sacar de él experiencias valiosas.

Luxury is Just Another Weakness

decorated-3561710_960_720 klajhrctlvirhiurfwt.jpg

Bien, en los niveles básicos de nuestra Pirámide de la Abundancia, o de la Riqueza, esto es así, por supuesto. Debemos ser autosuficientes y minimalistas y lograr la independencia financiera, por lo que en estos niveles suscribo totalmente lo expresado en este artículo.

Pero a medida que vamos ascendiendo por esa misma pirámide, entramos en terrenos más complejos, donde gracias a nuestro esfuerzo y trabajo previos, dispondremos de más recursos…¿debemos entonces sumergirnos en los mundos del lujo y la opulencia?

 

img_9810.jpg

Bien, el propio nombre de Economía de la Abundancia parecería indicar que sí, pero tengo unas condiciones previas que ponerte para que todo el plan no se vaya al traste:

  • Debes haber logrado ser autosuficiente (en solitario o en red) de tal forma que todas tus necesidades básicas estén cubiertas para siempre.
  • Debes haber alcanzado la libertad financiera. Recordad que la libertad financiera muchos autores la ponen en un escalón superior a la independencia financiera, pero nosotros, en la Matriz L.I.F.E.S., la incluimos como dos metas independientes, dada la variedad de metas y objetivos que desarrollamos en La Caja de Pandora.
  • Debes estar inmerso en la Economía Circular.
  • Debes ser un experto en generar ingresos, no basta con ser autosuficiente, sino que debes crear ingresos pasivos, o ingresos mediante prosumismo.

En resumen, si quieres sumergirte en los mundos del lujo y el dispendio porque ya crees que has alcanzado la última meta de nuestro experimento, vivir en una economía de la Abundancia o Post-escasez, debes al menos estar seguro de que tienes asegurados tres niveles superiores de la Matriz LIFES, me estoy refiriendo, por supuesto, a Independencia, Libertad y Supervivencia, y al menos uno de niveles inferiores en los otros dos objetivos (Exuberancia y Filantropía).

la-matriz-lifes-img_0056.png

¿Y qué pasa si no tenemos asegurados estos puntos? ¿Hay que renunciar al lujo?

No, pero yo voy a ofrecer una alternativa diferente a la que da Mr. Money Mustache.

Fabrícate tu propio Lujo.

Quizás estés metido de cabeza en el movimiento Maker, o en el Prosumismo, el Complexismo o en la colaboración y creación de redes de apoyo. O quizás hayas preferido tratar de generar ingresos pasivos, invertir en valor o crear tu propio negocio independiente…¿has pensado que cualquiera de estas cosas se puede emplear para crear lujo para ti y los tuyos? Puede que tu empresa sea de creación de artesanía, o restauración de muebles, o de joyería. O puede que con una impresora 3D puedas diseñar objetos únicos que nadie más posee. O tal vez puedas invertir a largo plazo en marcas relacionadas con el lujo, o en una pequeña star-up del sector (ojo con las inversiones de riesgo, nunca debe ponerse ahí un dinero que necesitamos para cumplir los objetivos LIFES (o FIRE si sólo te centras en esta parte de la matriz).

Puedes disfrutar del lujo en todos los niveles de la matriz si eres capaz de hacerlo tú mismo sin poner en peligro los objetivos del plan.

Además, ¿quién ha dicho que el lujo sea algo exclusivamente material y previo pago? Un paseo por el campo un día de lluvia puede ser un lujo por el que muchos mataríamos estos calurosos días de verano, o una cena en familia, o ir a ver una exposición gratuita de un artista que te encanta y luego ir a cenar a un restaurante misterioso.

Si no puedes comprarte el último producto de Apple, ir a la reapertura del restaurante 3 estrellas o comprarte un Tesla Model S, quizás puedas encontrar otras formas de crear y disfrutar tú mismo del lujo, e incluso convertirlo en un negocio que apoye tu plan LIFES.

 

 

Matriz L.I.F.E.S.

La Matriz LIFES muestra los diferentes niveles de nuestro plan para lograr la Independencia, la Abundancia y la Libertad en cada uno de los 5 campos en los que lo hemos dividido. En cada nivel, debemos dominar uno o dos elementos antes de poder ascender al siguiente.

La matriz también se apoya lateralmente, es más sencillo lograr la Libertad financiera si has dominado los campos de la Supervivencia y la Autosuficiencia, y si practicas el Minimalismo y el Prosumismo, por ejemplo.

Sin pretender ser un análisis exhaustivo ni una regla irrompible, nos da una idea de cómo ir logrando niveles superiores en cada una de las metas que nos marquemos.

la-matriz-lifes-img_0056.png

Si os fijáis bien, la terminología FIRE ( acrónimo anglosajón que se usa para definir la jubilación anticipada y la independencia financiera) sólo abarca las dos primeras columnas de nuestra matriz (aunque toca también algunos niveles básicos de otras).

Con esto quiero explicar que LIFES incluye toda la teoría FIRE que han desgranado muchos autores (minimalismo, independencia, ahorro, inversión en valor, etc.), pero quiere llevarlo mucho más allá, al siguiente nivel, para buscar la Abundancia.

Por supuesto, muchos autores dirán que el objetivo de FIRe es lograr la abundancia en cuanto a felicidad, aficiones y libertad, y no andan descaminados. Con esta Matriz sólo pretendo incidir más en esos objetivos.

Lograr la Libertad financiera como Sociedad

Reproduzco aquí un artículo de otro de mis blogs, pues creo que por su temática será de gran interés para vosotros.

En artículos anteriores he hablado sobre cómo lograr la Libertad financiera como familia e individuo, pero con este artículo extiendo esa idea a cómo podría hacerlo una sociedad al completo.

Imaginaos la potencia de la idea. Una Sociedad enfocada en no malgastar recursos, en invertir lo que ahorre, liquidando todas sus deudas primero y creando fuertes inversiones en valor después, y dando la oportunidad a todos sus ciudadanos de dedicarse a aquellas profesiones, actividades o iniciativas que les apasionen, mientras logran la felicidad plena de estar con los suyos, disfrutar de familia, amigos y hobbies.

Sin más, os dejo con el artículo. Hoy domingo, pensad muy bien que Sociedad preferimos, una que nos da la libertad, o una que nos esclaviza.

logo-1356056_960_720 hructrtlrjthiurlt5567y .jpg

Libertad Financiera

Llevo escuchando el término “Libertad/Independencia Financiera” casi desde que comencé a trabajar. Ahora mismo está muy de moda entre los coach, formadores y gurús de la productividad, pues según ellos, es el objetivo a alcanzar para “librarse” de tener que realizar trabajos indeseados.

Cada maestrillo da sus consejos al respecto. Algunos hablan de minimalismo y de reducir las necesidades, otros de poner tu dinero a trabajar para ti (acumular capital, de toda la vida) y otros de generar ingresos pasivos (un blog por cuya publicidad te paguen, por ejemplo).

Bien, ésta es una de las formas en las que una persona puede conseguir la libertad financiera, y se podría llegar incluso a aplicar a un gran número de gente o a una sociedad.

Podríamos imaginar una sociedad que acumulase una ingente cantidad de capital que hiciese innecesario que ninguno de ellos trabajase (bien sea acumulando dinero, gracias a recursos naturales como el petróleo u otros métodos).

Pero esto tiene dos problemas. El primero, que en el mundo financiero no hay “para siempres” y un shock o crisis pueden acabar con tus ahorros por muy prudente que seas, o con tu recurso natural aunque éste sea el petróleo, el oro, la madera o cualquiera.

Deberás, por lo tanto, estar no sólo pendiente de tus inversiones, sino que tendrás que trabajar en gestionarlas. En Noruega, por ejemplo, con su inmenso fondo estatal proveniente del petróleo realizan un minucioso y cauteloso trabajo de análisis e inversión, en Suiza, continúan trabajando para aumentar su riqueza, y los países petrolíferos más inteligentes miran el futuro y tratan de construir una economía paralela a la del petróleo usando el capital generado por el mismo.

No se duermen en los laureles.

Pero hay una segunda vía para alcanzar la libertad financiera como sociedad. Más allá de garantizar los flujos monetarios de euros y dólares necesarios para el futuro mediante inversiones, o de reducir tu consumo de forma minimalista para necesitar lo menos posible, técnicas que al final se basan en garantizar que en el futuro tendrás el dinero disponible, frente a estas alternativas, existe la economía agálmica, la economía del regalo.

Ésta no trata de garantizar dinero para el futuro, si no que quiere volver el dinero irrelevante.

No se trata de una renta básica pagada por impuestos, se trata de un cambio paulatino en la economía en la que bienes y servicios sean producidos y entregados (“vendidos”) sin coste alguno para el “cliente”.

Una locura, diréis. Pero cada vez más sectores, escritores, economistas, tecnólogos y sociólogos creen que es posible.

Libros como “Abundancia” de Peter Diamandis, o como “La Sociedad del Coste Marginal Cero” de Jeremy Riftkin, como “La Revolución de la Riqueza” de Toffler y otros como Postcapitalismo (Paul Mason) , La Singularidad Está Cerca (Ray Kurzweil), y muchos más, lo explican.

Se puede construir una sociedad en la que el trabajo no voluntario sea erradicado, y en la que las personas puedan dedicarse a aquello que les apasiona sin preocuparse de ingresos.

El dinero coexistirá al principio con esta economía, claro, pero para comprar bienes superiores, aunque paulatinamente se irá volviendo irrelevante, pues al fabricarse toda las cosas y entregarse de forma gratuita, se hace innecesaria su acumulación.

Aparecerán, por supuesto, nuevas monedas. Quizás el tiempo de uso de las fábricas o super computadores, para proyectos grandes, quizás el reconocimiento social, el acceso a servicios muy demandados, el uso de grandes cantidades de energía, etc.

El dinero no desaparecerá sino que se transformará para conseguir cosas adicionales a las que la sociedad nos ofrece de forma libre. Lo que sí es probable que desaparezca a largo plazo son las monedas pecuniarias (euro, dólar, etc).

No me cabe duda de que esta tendencia empezará por una renta básica monetaria y energética (dinero para comer, el alquiler y la luz) y se transformará después en un acceso a todo ello sin necesidad de intercambiar dinero.

Al mismo tiempo, el capitalismo seguirá existiendo. Si quiero bienes no básicos, una casa grande o viajar necesitaré dinero para ello. Pero cada vez más y más bienes y servicios irán pasando de una economía (monetaria) a la otra (agálmica).

Al final, casi cualquier cosa que deseemos estará al alcance de la mano con sólo pedirla.

¿Deseas un coche que ves anunciado por la televisión? En unos días lo tendrás en la puerta de tu casa. ¿Quieres un perfume, un ordenador personal nuevo, un masaje balinés? Sólo tendrás que pedirlos.

Lo mismo ocurrirá con servicios superiores como los estudios universitarios, los viajes…

Todo gratis. ¿Un sueño, verdad? O una pesadilla para aquellos que desconfían de todo lo que no sea capitalismo. Dejadme deciros en qué se basa esta nueva economía agálmica a ver si os convenzo de que es posible.

Todo lo que viene a continuación es una exposición de ideas, conceptos y pensamientos de múltiples autores, apenas transformados por mí para plasmarlos en estas líneas.

• Energía gratis

A medida que el ser humano desarrolle nuevas fuentes de energía su precio irá descendiendo hasta ser cercano a cero.

Pienso en la fusión fría, o en los nuevos reactores más limpios de fisión, pero también en las energías renovables como la solar o la eólica, cuyo coste de producción ya está por debajo de otras como el carbón para generar electricidad.

Dentro de unos años (dos o tres, no más), una persona podrá comprar un pack de células solares, baterías y coche eléctrico y si su zona es lo suficientemente soleada, no necesitará electricidad adicional para realizar su vida.

Lo mismo ocurrirá con las grandes centrales eólicas, solares y nucleares.

Su enorme potencia generadora combinada, añadida a la de los hogares, tirará los precios de la energía limpia hasta alcanzar su coste de producción, y dado que muchas de esas centrales y parques se amortizan en años, y su coste de mantenimiento se reducirá enormemente, ese coste de producción estará cercano a cero.

Energía gratis para hogares, y baratísima para las empresas.

• Robótica e inteligencia artificial

A medida que los robots sean perfeccionados, que el sofware mejore y que la Inteligencia Artificial sea desarrollada, ssistiremos a una explosión de fabricación de bienes y servicios automatizados.

Los estudios al respecto son tan numerosos que obviaré explicar la de puestos de trabajo que esta tendencia puede sustituir. Sólo diré que ante la pérdida de trabajos, la economía agálmica ofrecerá no sólo la oportunidad de sobrevivir, sino la de vivir como uno desee.
Porque con los robots y el software ocurrirá exactamente lo mismo que con la energía. Llegado un punto de saturación harán bajar el coste de los bienes y servicios. En el caso de estos últimos lo hemos visto con periódicos, música, etc.


• Logística y distribución

Avances como las impresoras 3D, que nos permitirá fabricar productos básicos en casa, internet o los vehículos y centros logísticos autónomos reducirán enormemente la necesidad y el coste de transportar cosas.

La economía compartida hará el resto.

• Prosumismo

El término acuñado por Alvin Toffler tiene mucho que decir en la economía agálmica.

Cuando los ciudadanos realicen todo  aquello que les apasiona con nuevas herramientas y medios (tecnológicos, de capital, energéticos) y con un mayor tiempo libre, veremos una explosión de vienes y servicios que creará una inmensa riqueza para la sociedad.

• Conocimiento

El conocimiento, ya sean cursos universitarios, información de cualquier tipo y, ojo, esto es importante, la capacidad de análisis de toda esa información, se ha multiplicado exponencialmente estos últimos años.

Con la llegada del Internet de las Cosas esa información se multiplicará por mil. Y nos ofrecerá multitud de servicios que no podemos ni soñar, al alcance de una orden.

• Reciclaje y eficiencia

Con el reciclaje conseguiremos liberar todavía más recursos para proyectos que mejorarán todavía más nuestras vidas.

El despilfarro se considerará de mal gusto y el buen aprovechamiento de los recursos será más una cuestión de buena ciudadanía que de supervivencia (como es ahora).

Ésa es la economía agálmica que queremos conseguir.


Edición
: por supuesto, partimos de que unas finanzas sanas y un ahorro público y privado en gastos innecesarios son fundamentales para que la Sociedad logre invertir en todas estas áreas.

 

Los tres pilares de F.I.R.E.

F.I.R.E. el acrónimo en inglés para independencia financiera, jubilación temprana,  hace referencia a un estilo de vida que busca, a través de tres pilares básicos, liberarse de la necesidad de trabajar.

Fijáis que he dicho de la necesidad, no del trabajo, pues la mayoría de la gente que vive el estilo FIRE sigue trabajando en cosas que le gustan, más como un hobby que como un trabajo obligatorio por dinero (eso no quiere decir tampoco que no puedan ganar dinero con su trabajo).

Llevo oyendo sobre buscar el objetivo de la libertad financiera desde hace más de quince o veinte años, cuando estudié un curso de seguros que, a mi modo de ver, era más una especie de estafa piramidal de la que me salí en cuanto entendí que aquello no llevaba a ningún lugar. En esos cursos se animaba a los futuros agentes a lograr la independencia financiera (que después se ha escindido en dos términos, la independencia financiera y la libertad financiera) construyendo redes de gente que trabajase para ti.

Fue mi primer contacto con este concepto y no me gustó.

A lo largo de los años he ido leyendo a gente más sensata sobre esta metodología, que como he dicho agrupa todo bajo el paraguas FIRE, y he de reconocer que el concepto es atrayente. Gente que logra vivir sus vidas como ellos creen que deben hacerlo, sin pasar todas las mañanas una hora en un atasco, y otra para volver, y entregar tu alma ocho o diez horas diarias a organizaciones empresariales o empresarios que sólo te ven como un generador de cifras para sus cuentas de resultados y sus saldos bancarios.

Cambiar una vida de miseria y sacrificio para otros por una de felicidad, libertad y de pasión por las cosas que amas.

Así que aquí estoy, explorando en voz alta en qué consiste esto de FIRE y cómo abordarlo desde diferentes perspectivas.

¿Y en qué coinciden la mayoría de los autores y blogueros que han dedicado su tiempo a difundir esta filosofía? pues en que principalmente se basa en tres patas, como ya hemos mencionado.

  • Ahorro. Una vida frugal que no malgaste el dinero en comprar cosas inútiles, y que permita ahorrar una buena parte de los ingresos para ir acumulando capital.
  • La inversión en valor. Invertir el dinero ahorrado no intentando dar un pelotazo, ni arriesgándolo todo, sino buscando oportunidades de inversión de valor, que creen riqueza a largo plazo y que nos proporcionen una renta periódica más o menos permanente.
  • Y la tercera pata, en caso de querer hacerlo, es crear nuevas fuentes de ingresos. Aquí la cosa sí difiere entre unos autores y otros. Algunos hablan de crear empresas de internet, libros, programas o comprar locales y viviendas para alquilarlos, y que estos generen más rentas sin tener que trabajar cada día para conseguirlas. Mientras que otros hablan de encontrar un trabajo tuyo que te apasione y que te dé dinero haciendo lo que te gusta, sin jefes y con la libertad que te dan los puntos uno y dos.

Tres patas, tres pilares muy sencillos para lograr la libertad en un mundo que está diseñado para esclavizarte con el consumo, el trabajo y el marketing desde que eres un niño (de esto hablaremos otro día).

Parece fácil, pero a pesar de la sencillez de la idea, no todos tenemos lo que hace falta para lograrla. Su realización es más complicada que su definición.

Como ya sabréis si habéis leído más artículos de este blog, la independencia financiera (y FIRE), es sólo una de las patas de la metodología que estoy tratando de desarrollar, llamada Matriz LIFES, o LIFES, y que lleva este concepto de libertad financiera mucho más allá, hacia los caminos marcados por autores como Diamandis, Mason y Stross de la economía de la Abundancia,  el Post Capitalismo y la economía Agálmica.

Por eso creí necesario explicar bien en qué consistía esta metodología que forma parte de la estrategia que vamos a desarrollar en este blog para descubrir cómo podemos alcanzar estos objetivos juntos.

landscape-42kjkjghfhjghgjjh90921_960_720.jpg

El Crodfunding como herramienta

Cuando uno piensa en herramientas para la autosuficiencia suele pensar en los aperos de un huerto, en placas solares, herramientas de carpintería…sin embargo, no solemos ver las más poderosas de las herramientas a nuestra disposición como una ayuda en nuestro objetivo. Las herramientas digitales.

Me permito recordar los pasos/etapas de nuestro objetivo:

Autosuficiencia>Independiencia>Libertad>Abundancia

la-matriz-lifes-img_0056.png

Cuando hablo de las herramientas digitales suelo mezclar lo que es nuestro hardware, el ordenador, móvil y demás herramientas digitales, con el software, los programas, locales o en la nube, que usamos en ellos.

Y es que estas herramientas digitales han permitido un boom del prosumismo y la creatividad. Música, libros, blogs, juegos, series, películas…todo se ha disparado hasta estar disponible en cantidades virtualmente ilimitadas.

Hoy quiero hablaros de una de esas herramientas, el crowdfunding, o mecenazgo.

La mayoría de vosotros ya lo conoceréis, y sabéis que es una forma rápida de financiar proyectos de todo tipo, desde creaciones artísticas, a iniciativas ambientales, deportes, etc. Mediante pequeñas donaciones o compras anticipadas, podréis ayudar a creativos de todo tipo a lanzar sus productos, o a organizaciones ecologistas a realizar alguna actuación de protección ambiental.

Y lo que es mejor, en la mayoría de ellos el dinero que se aporta tiene como recompensa no sólo ayudar a crear toda esa riqueza, sino que se reciben a cambio los productos lanzados en el mecenazgo pero con enormes ventajas. Por ejemplo, quienes apoyen un libro recibirán el libro firmado, su nombre como mecenas, marcapáginas exclusivo, medallones, pósters o lo que el autor ponga a disposición de quienes aporten su financiación.

Ayer hablábamos de cómo publicar tu propio libro, y antes de ayer de cómo crear juegos personales para ahorrar en la partida de ocio. Incluso si no dispones de el poco dinero que cuesta ahora mismo hacer una autoedición de un libro, puedes utilizar estas herramientas para lograr la financiación de tu proyecto, y que tu libro, o tu juego, se hagan realidad gracias a los mecenas que creen en tu idea (si sabes realizarla bien y promocionarla).

¿Y cómo hacer un crowdfunding exitoso de una publicación?

Y por exitoso no me refiero a conseguir los objetivos básicos, ni recompensas, ni niveles, ni nada de eso. Me refiero a que llegue a los backers/mecenas en fecha y en perfectas condiciones. Porque ése es el éxito de tu crowdfunding, si no crees al 100% que es así, ni lo intentes.

Así que vamos a por esas ideas:

  • Escribirlo. No creo que sea una buena idea lanzar un Crowdfuning (CF en adelante) si no está bastante avanzado el proceso de escritura. Yo diría que al menos deberías llevar escrito el 50% del texto al menos, y sinceramente, eso me parece poco.
  • Aspecto gráfico: es fundamental que, si quieres tener éxito, tu juego tenga un buen aspecto gráfico. Eso es algo de lo que muchas veces adolecemos los creadores, pero tener clara cuál va a ser la maquetación, tener los ilustradores ya elegidos, etc.
  • Finanzas: piensa muy bien todo el tema de las metas y recompensas, así como en los costes. Todos hemos visto varios CF fracasar por no medir bien dos cosas, lo que eran capaces de ofrecer, y a qué precio ofrecerlo.
  • Elige bien la plataforma adecuada: no hay mucho que decir sobre esto. Mira cuál le conviene a tu juego tanto en cuanto a las condiciones como al impacto/llegada que tendrá en la comunidad.
  • Testeo: testea el producto, mejóralo, púlelo y después, vuélvelo a testear (es otra cosa en la que muchos fallamos). Y lo mismo con la escritura, revísalo, revísalo y vuélvelo a revisar.
  • Networking: Tanto antes de lanzar el CF, como después, haz networking, crea redes, mejora tus contactos. Si la gente no habla de tu juego te será mucho más difícil. No se trata, no te equivoques, de que inundes las redes con anuncios de tu juego, de recompensas, de logros desbloqueados. Eso es publicidad. Yo hablo de que deberías construir relaciones con otra gente del mundillo rolero, o del de internet, o del de los CF, o del de los escritores, y eso se hace ayudando, participando, creando, comentando, y siendo sinceramente colaborador con blogs, redes sociales, juegos y con la comunidad en general.
  • Logística: tres palabras, logística, logística, logística. Piensa cómo se va a imprimir, distribuir, entregar y soportar el producto. No olvides que eso es lo que estás creando, un producto, y debes producirlo, imprimirlo, empaquetarlo, entregarlo…es mucho más difícil de lo que crees.
  • Cumple lo prometido. No porque vayas a dañar el mundillo del crowdfunding, ni el del rol, sino porque si no lo haces, al final, el mayor perjudicado vas a ser tú. Nadie volverá a confiar en ti para un proyecto similar, y éste es el futuro de la economía. Todo queda guardado, todo queda registrado, y tú quedarás marcado para siempre.

Bueno, espero que encontréis estos consejos útiles si estáis pensando en hacer un Crowdfunding. Si no creéis que sean lo que vuestro lanzamiento necesita no pasa nada, seguid vuestro corazón.

Bonus: un último consejo. Pasión. Hagas lo que hagas, hazlo con pasión, sin perder de vista el objetivo final, y lucha con todas tus fuerzas por llegar a él.

Bonus 2: principales plataformas de crowdfunding.

  • Kickstarter la más famosa de todas ellas.
  • Verkami la segunda más conocida
  • Microdonaciones.net centrada en causas sociales
  • Goteo.org más enfocada a la innovación social
  • Patreon ésta es de las más interesantes, pues no se limita a un pago único por un producto/iniciativa, sino que se compromete una cantidad mensual (3-5€) y a cambio se recibe periódicamente una actualización (ilustraciones, juegos, libros, etc.).

Pero existen miles, algunas de las cuales han cerrado debido a su proliferación, así que aseguraos que lanzáis vuestro proyecto en una que no os dé este tipo de problemas.

¿Por qué buscamos la libertad financiera?

Libertad e independencias financieras son términos complejos que suelen evocarnos gente que invierte desde casa el dinero que ahorran llevando una vida austera.

En realidad, la verdad no dista mucho de esto, pero si quieres entender las motivaciones de los seguidores de esta filosofía de vida (no se me ocurre mejor forma de llamarla) debes acercarte a ellos desde el un lado más espiritual, y menos materialista.

Con fuertes vínculos con el minimalismo, es cierto que los aspirantes F.I.R.E (en inglés, independencia financiera, jubilación temprana) ponen mucho énfasis en el ahorro y en llevar una vida frugal por la parte de los gastos, mientras que el dinero lo observan como una herramienta para ganar más dinero…pero lejos de lo que esto podría parecer, la mayoría de ellos le dan a su vida un aspecto espiritual.

Sus motivaciones para su estilo de vida no son las del típico avaro que acumula millones para bañarse en una piscina de monedas de oro, sino que observan sus inversiones y su ahorro como una forma de ganar libertad.

Libertad para dedicarse a las cosas importantes de la vida…su familia, los amigos, sus aficiones, un trabajo que te apasione de verdad pero que no te paga un salario.

Contemplar y vivir la vida que querríamos llevar, disfrutando de ella, haciendo lo que nos apasiona, en lugar de matarnos currando para cumplir los sueños de otros, sueños que, en la mayoría de los casos, sí son sobre acumular dinero a costa del trabajo de los demás.

Ojalá pudiésemos todos aspirar a una vida F.I.R.E.

 

4290226_960_720 lwercliehgt erf3rg.jpg

 

 

Escribe un libro y publícalo

Ayer hablábamos de cómo ahorrar en la partida de Ocio del hogar creando nuestro propio juego, peor hoy quiero ampliarlo explicando cómo podemos crear otra forma de ocio mucho más extendido, un libro.

Voy a resumir los pasos que hay que dar para poder publicar tu propio libro, porque no sólo te entretendrá muchísimo tiempo y disfrutarás haciéndolo, sino que ampliarás nuestro acervo colectivo y ayudarás a tus amigos y conocidos a conseguir los objetivos que nos hemos marcado para este blog. La libertad personal y la felicidad.

Pero también, porque pocas emociones hay parecidas a cuando sostienes por primera vez un libro tuyo, algo que has escrito tú, y a lo que has dado forma, en tus manos. Os lo aseguro.

Bien, lo primero que tienes que hacer a la hora de editar un libro es tenerlo escrito (por ti, o por otro autor, un amigo al que quieres ayudar, por ejemplo) y registrado.

Cuando creas que ya lo tienes, te recomiendo que lo dejes leer a otras personas, y que te guíes por sus consejos y sus opiniones. Son muy importantes.

También es fundamental que repases la ortografía, la semántica y la gramática una, dos o tres veces, las que haga falta. Los errores son muy difíciles de detectar, por lo que sería bueno que en esto también te apoyases en otras personas.

Una vez tienes el libro en bruto, debes elegir imprenta. Como la tirada que vas a hacer va a ser pequeña, te recomiendo que acudas a una imprenta digital (Publicep, Publidisa o Lulu.com, que además ofrecen la posibilidad de incorporar el libro a un catálogo digital en muchas ocasiones).

Antes, para conseguir un buen precio para un libro, había que imprimir 800 o 1.000 ejemplares, pero con las nuevas imprentas digitales, puedes hacer tiradas de 80 o 100 ejemplares a muy buen precio, y sin una pérdida de calidad apreciable.

Maquetar el libro es quizás una de las tareas más complejas para los neófitos, pero abordable si es una novela, un libro de poesías, o de fotografías. Además, siguiendo los pasos y los consejos disponibles en la web de las propias imprentas, te será muy fácil preparar el PDF con la tripa del libro (el interior) y con la portada (primero hazla con Photosop, por ejemplo).

En cuestión de minutos, podrás enviar los archivos por mail o por FTP a la imprenta, y en uno o dos días sabrás si todo está bien. Si es así, en las imprentas (en Publicep, por lo menos) dicen que en menos de 8 días laborables tendrás el libro, pero realmente en 5 días el mensajero podrá estar llamando a tu casa. Así, en poco más de una semana, tu libro habrá pasado de ser un borrador, a estar listo para ser distribuido en las librerías.

La distribución.

Por último, está la tarea de venderlo. Puedes venderlo bien a través de internet, bien distribuirlo por tu cuenta, o dejárselo a una distribuidora. En este último caso, llegarás bastante más lejos, y podrás elegir la distribuidora especializada en el tema que te interese, y afinar muchísimo más.

Las distribuidoras gestionarán tu libro (que además podrás enviarles directamente desde la imprenta, con lo que te quitas tener varias cajas en casa) y lo colocarán en las tiendas y en sus catálogos.

Usualmente, a los dos o tres meses, los que se hayan vendido te los pagan (después de restar su margen de distribución y el de las tiendas que lo venden). Lo que queda es para ti.

Es mucho más sencillo de lo que parece, eso sí, todo saldrá mucho mejor si empleas en la tarea mucho amor, dedicación, y muchas horas de cálculos, revisiones y de hacer propaganda de tu libro.

book-863418_960_720 drgryu56.jpg

Edición: me hacen notar que debería incluir los problemas burocráticos y legales, el registro para que no te quiten la idea, la solicitud de ISBN y sobre todo la relación con Hacienda y la Seguridad Social.

Por supuesto, si quieres venderlo todo esto es necesario, si lo editas para tu familia y amigos y no para venderlo, no creo.

Miraré por si puedo añadir una sección sobre ello, pero por lo que he leído, hay dudas sobre si un autor esporádico debería darse de alta como autónomo o no. De Hacienda no te libra nadie 🙂 . Pero como siempre, cada uno conoce su situación personal, y nadie mejor que vosotros sabe lo que hacer, si tenéis dudas, visita a la Seguridad Social y ya está, apañado en una mañana.

 

Crear tu propio Ocio

Una de las mayores partidas de nuestro presupuesto, del de cualquier familia de un país desarrollado, es el ocio.

Gastamos cantidades ingentes de dinero en salir a cenar o de copas, en ir al cine, en comprar juegos, en suscripciones a operadoras de internet, televisiones y móviles para ver series, partidos de fútbol, etc. Compramos libros, películas, juegos de ordenador, viajes…cada mes empleamos una buena parte de nuestro dinero en esta partida.

Por supuesto, pagar por ocio no es la mejor manera de ahorrar para conseguir la independencia financiera, ni para ser autosuficiente, así que hoy quiero proponeros una alternativa.

Cread vuestro propio Ocio.

A lo largo de mi vida he conocido a múltiples personas que han creado sus propios juegos de tablero o de rol. En alguna ocasión os he hablado del potencial del rol para mantener a un grupo de amigos o a una familia ocupados durante años con una simple inversión 10 euros.

Conozco a gente que ha creado sus propios juegos de rol y de tablero. Sí, esos que están tan de moda. es más, esa gente, en su afán porque su creación se viese, los ha compartido, muchas veces con un acabado profesional, lo que ha derivado en que muchos de ellos se han comercializado.

E incluso, y quizás sean los menos, pero sí que son un buen puñado de ellos, han derivado en editoriales independientes que han permitido a sus promotores dedicarse a lo que les gusta.

Vosotros podéis hacerlo. Cread ese juego que siempre quisisteis encontrar y que nadie ha hecho, no sólo os proporcionará meses de diversión el hacerlo, sino que cuando esté terminado podréis disfrutarlo durante mucho tiempo, e incluso comercializarlo. En la actualidad la única diferencia entre publicar un juego, o un libro, y no hacerlo es sólo la voluntad, pues con las modernas técnicas de edición y las nuevas tecnologías puede hacerlo cualquiera.

Y si lo compartes libremente, o lo editas para sacar un dinero, harás que mucha otra gente se beneficie, y entrarás a formar parte de una comunidad de creadores y jugadores/lectores que ha creado material para que disfrutéis sin tener que gastar un céntimo lo que nos quede de vida.

Existen cientos, no exagero, de juegos gratuitos que puedes descargar por internet y con una calidad inmensa. Existen clubes a los que puedes unirte gratuitamente, y un mercado de segunda mano muy barato por si quieres ampliar las posibilidades del juego sin apenas inversión.

No necesitas gastar 100 euros por cabeza (quien los tenga) cada fin de semana con tu grupo de amigos, unas pizzas caseras y un juego propio (o gratuito, o de segunda mano por 10 euros si lo prefieres, o nuevo por 30 euros) y tendrás asegurada diversión para todo este fin de semana y los siguientes.

Así que te animo a que construyas tu propio juego, que lo mimes y lo cuides, y luego, que lo compartas con la comunidad.

 

juego-casero-hagalo-isufcburtgurtciutiuggusted.jpg

Vida low cost, high income

El propósito de esta web es, en parte, ayudar a que todos logremos alcanzar lo que yo llamo una vida “low cost, high income”.

Es decir, que para ser no dependamos de gastar grandes cantidades de dinero, y también maximizar el bienestar que generamos para nosotros y los nuestros.

Es decir, ser más felices sin depender del dinero para ello.

Los pasos que he trazado, y que por supuesto están sujetos a modificación en cuanto se topen con la realidad, pasan por una serie de niveles. empezando por el básico (supervivencia, minimalismo, prosumismo y autosuficiencia), para pasar a uno intermedio (complexismo, independencia financiera, economía circular y colaboración) y llegar al final al objetivo último (libertad financiera, abundancia y llevar una vida plena post-escasez).

Por supuesto, nada de esto es posible en un viaje en solitario, por lo que crear una red a nuestro alrededor que nos ayude, comparta nuestros objetivos, y con la que nos beneficiemos mutuamente, es fundamental.

A priori no debería ser difícil, pues supone lograr una mayor felicidad y libertad, pero cuando te adentras en las experiencias de otras personas que han emprendido un camino similar (el del minimalismo o el FIRE, por ejemplo) ves que extender estas ideas no es, ni mucho menos, tarea fácil.

Espero encontrar la forma de lograrlo, de que lo logremos juntos.

Que todos podamos llevar una vida low cost, high income.